LRC: Dos (18/5/18)
2 junio, 2018
LRC: Amaury Muro (15/6/18)
25 junio, 2018

LRC: 1920 (19/5/18)

 

“Cada canción abría las puertas a un nuevo mundo”

Aunque haya pasado algún tiempo, recordamos con especial ilusión el concierto de 1920 el pasado 19 de mayo en Living Room Concerts. El escenario fue de nuevo una terraza con vistas sobre los tejados de Madrid, y en un ambiente íntimo con el atardecer de fondo descubrimos la música de 1920, un trío de piano, batería y contrabajo que mezclan en sus canciones el jazz con múltiples estilos e influencias. Pablo (teclado), Iván (batería) y Flavio (contrabajo) nos demostraron que no hacen falta palabras para contar una historia, y con su música instrumental nos transportaron a través de diferentes épocas y estados de ánimo.

La primera canción fue “Absolute”, con la que mostraron ya un amplio rango de sonoridades, desde los acordes dulces y brillantes del piano a golpes contundentes de platillo, pasando por un solo de contrabajo. Desde ese primer tema supimos que nos esperaba una noche de música imprevisible llena de pequeñas sorpresas. A continuación escuchamos “#27”, con un ritmo peculiar a 7 tiempos, con motivos de piano muy característicos. Jugaban con el público variando la intensidad: el piano tranquilo daba paso al poco tiempo a un pasaje con mucha más fuerza. Nos contaron que algunas de sus composiciones no tienen nombre, sino un número, como era el caso de lo que acabábamos de oír. Sus canciones eran ideas; algunas llegaron a plasmarse en un nombre, pero otras no.

 

 

Tras una canción variada con un ritmo que invitaba a levantarse y bailar, nos deleitaron con “Dave Cooper”, tema dedicado al personaje de la serie Twin Peaks. Cada canción abría las puertas a un nuevo mundo, en el que el público se metía de lleno, y así fuimos pasando de un universo a otro sin movernos de aquella terraza. Una canción con un registro más tranquilo dio al ambiente esa calma propia del anochecer que se acercaba en el cielo madrileño, pero volvieron a los ritmos dinámicos y más animados con “Pugachov”, inspirada en el famoso impostor que hace más de tres siglos se hizo pasar por un emperador ruso. En la canción se sucedían melodías y ritmos muy distintos, dando como resultado una mezcla muy interesante que nos dejó con ganas de más cuando acabó y dio por finalizada la primera parte del concierto.

Tras el descanso, empezaron de nuevo con fuerza, con un ritmo animado que centró la atención del público en lo que pasaba en el escenario improvisado que era el espacio donde se encontraban los músicos. Al acabar preguntaron al público para decidir qué canción tocar, ya que en ese concierto, en lugar de seguir una lista definida, optaron por ir escogiendo según el ambiente. Decidimos que queríamos algo más intenso que tranquilo. “Esto es un homenaje a nosotros mismos”, afirmaron entre risas, antes de presentarnos ese tema con ritmo marcado pero en el que también hubo sitio para un momento de calma.

 

 

Después de tocar “León”, uno de los temas con nombre, Flavio presentó a la banda, nos hablaron brevemente del trío y siguieron con una canción compuesta por Iván y llamada “Keila”, dedicada a su gata. El sol ya se había puesto y la terraza estaba iluminada ahora por la luz de las velas, que se sumaba a la música para crear un momento único. El concierto llegó a su fin y anunciaron que la siguiente sería la última canción. En ese tema recogían todos los matices que habían demostrado a lo largo del concierto, pasando de un ritmo a otro y abarcando distintas sonoridades. Sin embargo, por petición popular nos ofrecieron dos canciones más. La primera incluía fragmentos inspirados en “Owner of a Lonely Heart”, de Yes, que el público reconoció sonriente. Como broche final del concierto, tocaron un tema que serviría de síntesis de la variedad que demostraron en su actuación: Pablo empezó solo al piano, y después se unieron Iván y Flavio. Disfrutaron y nos hicieron disfrutar con cada nota, y se despidieron entre ovaciones de un público con ganas de repetir.

Fue una noche especial, en la que nos sumergimos en un universo diferente del que estamos acostumbradas, uno en el que no son necesarias las palabras, sino que los propios instrumentos cuentan historias y transmiten ideas que se quedan dentro.

Paula Morais

 

Living Room Concerts

Todos los conciertos tienen lugar de forma privada en casas de Madrid o espacios únicos y se organizan a través de Meetup:

www.meetup.com/living-room-concerts-official

Debes pertenecer al grupo de Meetup de LRC para asistir. Únete y vive una experiencia inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *