LRC: Kester Jones (9/3/18)

LRC: Carlos Domínguez (3/3/18)
7 marzo, 2018
LRC: She Rose From The Dead (10/3/18)
15 marzo, 2018

LRC: Kester Jones (9/3/18)

kester2

“Se le vio disfrutar con cada acorde, y demostró que talento y humildad son perfectamente compatibles.”

Uno de los Living Room Concerts de los que pudimos disfrutar el pasado fin de semana fue el de Kester Jones, músico británico asentado en Madrid que colabora en un sinfín de proyectos musicales además de componer sus propias canciones. De hecho, antes de comenzar el concierto, nos dijo que no suele tocar sus composiciones, por lo que la noche adquiría así un valor adicional, el de una ocasión especial que se repite poco.

Kester interpretó sus canciones en un piso de La Latina, en un salón lleno de personas que escuchaban con atención y disfrutaban con su música. Para mucha gente, se trataba del primer evento de este tipo al que asistían, y los motivos de su interés variaban: la invitación de una compañera de trabajo, una publicación en el muro de Facebook que les había llamado la atención, la insistencia de un amigo para que le acompañasen… Al final, todo el mundo estuvo de acuerdo en que la experiencia valió la pena.

 

kester1

 

El concierto comenzó con Kester tocando solo, y después se le unirían más artistas. Arrancó con “Those Days Are Gone”, acompañado únicamente de su guitarra, llenando la sala con su voz y un ritmo animado. Para “Drink to the Wealth” se ayudó de su armónica, añadiendo a sus canciones un característico sonido folk. Al finalizar esa canción, llamó a Mike y a Q Min a su lado para que le acompañaran al contrabajo y a la percusión, respectivamente. “Planting Stuff to Block the Neighbours Out”, que describe una complicada relación entre vecinos, arrancó más de una sonrisa al público, que se movía ligeramente al ritmo de la canción. El contrabajo y la percusión complementaban los acordes de la guitarra, y nos hizo sentir como si estuviésemos en un escenario en lugar de en una casa. Con “Day After Day”, una canción más tranquila con toque de blues, ese baile se transformó en un balanceo suave, mientras nuestra mente divagaba lejos de allí. “Drinking Whiskey for Jesus” trajo de vuelta la energía y el movimiento, haciéndonos sonreír pensando en brindar por Jesucristo. En esta canción de puro folk americano que nos transportó por un momento al otro lado del Atlántico, Kester mostró su habilidad con la guitarra, ayudado del slide. Kester cerró la primera parte de su actuación tal y como la había empezado, interpretando “So Long” solo con su guitarra. La ausencia de los otros instrumentos no supuonía para nada una pérdida en las canciones, sino que simplemente la atmósfera cambiaba de repente. Pasaba de un sonido más lleno a otro más íntimo, sin que esto afectase a la riqueza de la música.

 

 

La pausa habitual dio pie a la conversación y el movimiento. Después de unos minutos, todo el mundo volvió a su asiento y se preparó para seguir dejándose llevar por las canciones de Kester.

Para traernos de vuelta tocó una canción instrumental con sonido dulce, en la que cada nota estaba cargada de sentimiento, tras la que llamó de nuevo a Mike y Q Min para “Take Only What You Need”, con estrofas tranquilas y estribillos con fuerza. Con el ritmo y los toques folk de “Model Railway” volvimos a bailar en el sitio, y el solo al final de “No Love in July” no dejó indiferente a nadie. Y es que esa improvisación confirmó lo que llevábamos viendo toda la velada: el virtuosismo de Kester con la guitarra. Con el público ya en el bolsillo, llamó a Melanie para que le acompañase al violín en “Same Mistakes”, sorprendiéndonos de nuevo con un cambio de atmósfera en el que los instrumentos se complementaban unos a otros. Melanie ayudó también con percusión en “One in Every Crowd”, una canción más oscura e intensa que las anteriores, con la que Kester nos mostraba su versatilidad. El último tema, “Marble Mountain”, supuso una despedida por todo lo alto, con melodías que compartían el violín y la guitarra y un ritmo contundente que nos engancharon desde el principio.

 

kester3

 

El tiempo parecía haberse distorsionado: lo que fue más de una hora de concierto se nos pasó volando, y nos quedamos con ganas de volver a escuchar esas canciones en directo, de disfrutar de la música de Kester. Se le vio disfrutar con cada acorde, y demostró que talento y humildad son perfectamente compatibles. Otra noche para el recuerdo, con una sala llena de gente en silencio para disfrutar de una música hecha desde la honestidad.

 

Paula Morais

 

Living Room Concerts

Todos los conciertos tienen lugar de forma privada en casas de Madrid o espacios únicos y se organizan a través de Meetup:

www.meetup.com/living-room-concerts-official

Debes pertenecer al grupo de Meetup de LRC para asistir. Únete y vive una experiencia inolvidable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *